Lo que en ocasiones parece una utopía hace tiempo era una realidad. Salvando las distancias entre el papel y la realidad, a través de un espejo bicentenario, me apetece recordar:

“Art. 13. El objeto del Gobierno es la felicidad de la Nación, puesto que el fin de toda sociedad política no es otro que el bienestar de los individuos que la componen.”

¡Feliz 2012 a todos y todas! =)


Monumento