El techo de gasto español, o como ZP quiere ser el presidente más decepcionante…

…de la historia de la democracia.Shoemaker At Work

Hoy hemos tenido la penúltima vuelta de tuerca de esta loca, y por suerte última, segunda legislatura de Zapatero. Quién nos iba a decir hace 7 años que el que empezó siendo un legislador reformista progresista, que verdaderamente ilusionó a muchos de los jóvenes de la época, acabaría como una de las grandes decepciones de la que se consideraba izquierda española.

No contento con las reformas laborales ya acometidas, de las que las grandes centrales sindicales han sido complices en contra de sus bases, y que intentaban arreciar con una crisis de índole financiero, esta mañana en el congreso hemos tenido una nueva sorpresa. Durante la convalidación, entre otros, del decreto ley de bajada temporal del IVA en la venta de vivienda nueva, nos hemos encontrado con una propuesta de reforma de la constitución por la vía rápida pactada entre los dos partido mayoritarios. Reforma que pretende incluir el llamado techo de gasto  en la carta magna. Como recordaréis, justo eso es lo que se pedía hace solo unos pocos días desde la cumbre  Franco-Alemana. Tal y como señalaba El Pais hace una semana:

La segunda medida es el establecimiento de la denominada “regla de oro” del equilibrio presupuestario. Ello supone que las Constituciones de cada país incluyan un compromiso de disciplina fiscal, al estilo del que figura en la norma alemana. Merkel remachó que se trata de poner “un freno a la deuda”.

Supongo que no es necesario recordar declaraciones como las de Rubalcaba, o demás dirigentes de ese gran partido que es el PPSOE, ironizando sobre la facilidad de poder hacer una reforma de la constitución en poco tiempo.

Así parece, que por las presiones de los neoliberales centroeuropeos, la mayor crisis económica provocada por sobre-endeudamiento privado generado por la banca y sus allegados, el gobierno lo va a solucionar prohibiendo la deuda pública.

Pero además, me parece insultante que el PSOE plantee una reforma sin:

1. Contar con la opinión de los ciudadanos a través de un referéndum.

2. Dejar tiempo suficiente para que se produzca un debate público sobre el tema, ya que antes de finales de septiembre ya se habrán disuelto las cortes por las elecciones del 20N.

3. No incluir, aprovechando el proceso de reforma, ninguna de las exigencias que vienen tanto de los movimientos como el 15M, Democracia Real ¡YA!, o de los partidos minoritarios del congreso.

Pero entremos a criticar algunas claves en las que se apoya esta innecesaria reforma (Usaré los argumentos usados por los militantes, algunos con cargo orgánico, con los que he debatido desde esta mañana:

Un techo de gasto constitucional no supone realizar recortes sociales: Esto es evidente, pero siempre y cuando estemos en una fase de crecimiento del ciclo económico. En el momento que entremos en una pequeña recesión y que, por ejemplo, los gastos para prestaciones por desempleo, formación, educación,… empiecen a subir, el margen de maniobra del ejecutivo va a estar muy limitada. Muchas voces hablan justo del efecto contrario dicen lo contrario. 

Las medidas se adoptan con respecto a las circunstancias actuales: Me podría parecer bien algún tipo de contención temporal, pero es que el supuesto acuerdo con Rajoy habla de una implantación completa del techo de gasto entre los años 2018-2020, con lo que muy circunstancial no parece. Sin hablar de que modificar la constitución para algo, en teoría, temporal sería de locos.

La política monetaria y la coordinación de la económica y presupuestaria es de la UE: Esto es cierto en gran parte, pero sigue existiendo cierta autonomía económica. No podemos asumir un modelo estadounidense cuando no tenemos un gobierno federal que lo respalde. O un modelo anglosajón sin un banco central fuerte. El ejemplo lo vemos en California, un estado que no se puede endeudar (por su techo de gasto) pero que tiene un prestamista detrás (el gobierno federal) que le apoyará financieramente siempre que sea necesario. Por cierto, ya existen limitaciones de déficit en comunitarios y ahí están los resultados.

Es la única forma de limitar el gasto público: Esto es rotundamente falso. Solo Alemania contempla en su Carta Magna la limitación presupuestaria en la UE. La medida suena más a una imposición neoliberal germana que una medida previamente planificada por el Gobierno (si es que ha planificado algo en los últimos años).

El clásico “Zapatero propone mientras Rajoy sigue sin aportar nada”: ¿Es que acaso la ineptitud de un partido mayoritario da carta blanca al otro para hacer lo que quiera? Como si el resto de partidos del hemiciclo no representase a nadie… Lamentable.

Por todo ello no me extraña que ya haya voces discordantes tanto en la estructura del PSOE, como en el propio Congreso. Quizás, ahora se entiendan mejor las deserciones que está habiendo en las filas socialdemócratas en los últimos días.

Creative Commons License photo credit: kamshots