Let’s talk about coworking

Estos días, hablando con Alicia sobre el Cocorocó Saturday Crafter del pasado día 21, recordé que desde hace tiempo tenía pendiente echarle un ojo a las tendencias sobre coworking. Para el que no esté al día, el coworking, o cotrabajo, no es más que parte del llamado consumo colaborativo o sharing economy, del que ya os han hablado por los sitios habituales. Pero mejor que leer todo eso, será echarle un vistazo a este video de apenas minuto y medio.

Hace unos meses los chicos de Ateneo del Sur nos planteamos la posibilidad de alquilar algún local singular, tanto para la actividad de la asociación como para la propia de cada uno de los miembros. Estuvimos barajando algunas posibilidades que nos ofrecia la ciudad, pero finalmente ninguno terminó de convencernos – sobre todo económicamente.

De esa idea surge el coworking. Espacios laborales compartidos entre varias microempresas o trabajadores autónomos. Normalmente una empresa o asociación lleva la gestión del recinto, su limpieza y los servicios básicos – secretaría, teléfono, internet, fotocopiadora y cafetera- y los usuarios solo tendrán que preocuparse de pagar la cuota diaria o mensual. Los locales de coworking disponen, además de una mesa equipada para cada usuario, de una cafetería, una sala de reuniones, sala de descanso…

En la actualidad cada vez hay más alternativas donde elegir, incluida Granada, donde tenemos un buen ejemplo con Cocorocó. Aún así, si alguno está interesado en montar una empresa de coworking, o en recibir los servicios de alguna de éstas, le recomiendo que se pase por las páginas de CoCo, con sus magníficos locales en US, grindspaces, o por ejemplos más cercanos como el portal Coworking Spain o el próximo coworking Spain conference, que será en Madrid a final de mes.

Gracias a iniciativas como éstas, podremos tener nuestra oficina en el centro de una gran ciudad por algo más de 150€ al mes. Es más, si el proyecto de los coworkers de Toronto sigue creciendo, es posible que dentro de poco podamos tener una oficina en cada ciudad del mundo en la que estemos.

Yo estaré pendiente de lo que pase por Cádiz, pues parece que unos compis quieren montar algo pareceido por aquellas tierras. Desde aquí les deseo mucha suerte.