la Sinceridad

está mal vista

Libro: “El Carnaval sin Nombre. Ni mayor el arte, ni selecta la chusma”

Comenzamos las revisiones bibliográficas con el primer libro del año. Y qué mejor que hacerlo sin perder ese sabor a arte popular que paladeamos en el post anterior.

ficha carnaval sin nombre

Me hice con El Carnaval sin Nombre. Ni mayor el arte, ni selecta la chusmagracias a un amigo malafollá -protagonista de una genial historia sobre ortodoncias– y wannabe de cuartetero. Éste me pidió hace unas semanas que le consiguiese un ejemplar del nuevo ensayo del autor de Cortadura, que por ahora sólo se vende en Cádiz, Córdoba Huelva y Sevilla al tratarse de una autoedición distribuida por el propio autor.

Al haberme pasado las dos últimas semanas en cama no he podido ni volver a Granada, ni enviárselo por correo. Así que confieso. He caído en la tentación. Hace unos días abrí cuidadosamente el envoltorio de regalo, para que no se note mucho cuando mi amigo reciba el libro en casa, y lo he devorado en un par de tardes.

El Carnaval sin Nombre es la segunda parte de una posible trilogía sobre el mundo del Carnaval (algo así como una Divina Comedia pero a la inversa, empezando por el Paraíso y acabando en el Infierno), realizada por el ahora comparsista, otrora chirigotero y corista, Juan Carlos Aragón. Artista que, junto con Antonio Martínez Ares, modernizó la modalidad más solemne de la Fiesta con agrupaciones como Los Condenaos, Araka la Kana o, recientemente,  La Serenissima.

En el libro se cuentan las miserias de la Fiesta gaditana sin pelos en la lengua, señalando, cuando es necesario, la responsabilidad atribuible a cada cual sobre el estado del Carnaval. Diferenciando entre la chusma profunda y la selecta, nos encontramos con dos perspectivas contrapuestas de una de las patas principales de lo que parece ser la última industria generadora de riqueza en la ciudad, la cultura.

La primera, parte desde una óptica localista, clásica, que no admite innovación posible y que se siente cómoda con el farragoso submundo de los jurados oficiales, la política amiguista para con las administraciones y el dinero público.

Por otro lado, se nos presenta a la chusma selecta compuesta por aquellos aficionados o carnavaleros que disfrutan del Carnaval per se, viéndolo crecer y evolucionar. Aficionados que quieren hacer partícipe a todo aquel que sienta algo por él mismo. Que no pretenden encorsetarlo -algo a priori imposible por su naturaleza anárquica e irreverente. Que lo entienden como el Arte Mayor que puede ser, pero que con la chusma profunda que lo monopoliza nunca llegará a alcanzar.

En el libro también se tratan polémicas varias. Se desvelan las personalidades de algunos de los autores e intérpretes más conocidos, o se resuelven las dudas más habituales -y por otro lado un tanto ilusas-  de los aficionados: ¿Comparten los miembros de la agrupación la tendencia ideológica detrás de las composiciones? ¿Se escribe para levantar al público del teatro en un momento determinado o sobre las inquietudes personales propias? ¿Se puede vivir sólo del Carnaval?

En definitiva, un libro interesante para aquellos interesados en conocer un poco más lo que se mueve entre bambalinas y para los miembros de la chusma selecta entre los que me siento bastante cómodo.

Así que por hacer un libro diferente sobre el Carnaval de Cádiz, por creer en otra ciudad, por remover conciencias durante tantos años y por acercarme un poco más a mis raíces, le concedo cuatro fajalaucitos a este primer libro del año.

4 fajalaucitos

2 Comentarios

  1. Dónde lo has comprado kups? mañana voy a por uno! Ah, que mañana he quedado contigo, vale, pues mañana me lo recuerda ;) y compro este y el de cádiz de niños, y otro que me recomiendes tú

    • juanmgar

      18/01/2013 at 01:10

      Flavia, recuerda que es un libro de Juan Carlos Aragón, ¿eh? El de las comparsas, no otro… xD

Deja un comentario

© 2017 la Sinceridad

Tema por Anders NorenArriba ↑